Comparte
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Por: Edna Jaime

Tengo una larga trayectoria trabajando en organizaciones de la sociedad civil. Primero en CIDAC, un centro de pensamiento pionero e independiente, que comenzó a operar en México en un momento en que la independencia estaba casi proscrita. Más tarde arranqué México Evalúa en un contexto muy distinto. Entre estos dos momentos hay un cuarto de siglo de distancia.

Foto EdnaEn estos 25 años, México cambió y su sociedad civil con él. Me permito hacer esta alusión personal porque ilustra bastante bien la evolución del país y de su sociedad civil, por lo menos, en este segmento, el de las institucioes dedicadas al análisis de la política pública. En este cuarto de siglo casi todo cambió: el contexto político, los interlocutores, las estrategias, los instrumentos y la oportunidad de incidencia. Me parece que en esta dialéctica gobierno-sociedad civil hemos avanzado. Ojalá no lo echemos para atrás. Aquí algunos aspectos de este cambio.

Competencia, y no monopolio de ideas. En 25 años, las organizaciones de la sociedad civil se han multiplicado. No tengo el número de asociaciones civiles registradas en ambos momentos, pero su presencia es vibrante. Con esta expansión se ha dado especialización temática, en algunos casos coordinación de agendas y masa crítica para empujar temas clave, como lo vimos recientemente con el impulso a las reformas de transparencia y anticorrupción. Lo más importante en este punto es que el monopolio de la política pública, de los diagnósticos y de las prescripciones técnicas dejó de estar en el gobierno. Hoy tenemos un mercado en el que las ideas compiten, para el bien del país y de su sociedad.

Para leer más, consulte la columna de opinión de Edna Jaime, Directora General de México Evalúa en Milenio aquí.

Comparte
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone