POSTED BY Alejandro García 7 junio, 2018

Las cifras de finanzas públicas correspondientes al mes de abril de 2018 ya están disponibles, ¿qué nos dicen los principales indicadores?

Puntos clave

  • El Gobierno federal, nuevamente, registró un gasto mayor a sus ingresos al mes de abril de 2018. En ese sentido, preocupa que el déficit a abril sea negativo (-0.4% del PIB), mientras que las tres administraciones anteriores exhibieron balances positivos (0.24% del PIB) en el mismo mes del último año de su gestión.
  • El Balance primario del Gobierno federal -los ingresos menos los gastos antes de pagar intereses- fue positivo (14.4 mil millones de pesos), aunque todavía insuficiente para cubrir el costo financiero de la deuda (105 mil millones de pesos).
  • Inquieta que el ritmo de crecimiento del gasto del Gobierno federal (9% real) supera por mucho el de sus ingresos[1] (0.5% real), respecto al año anterior. Al final del año, esto podría traducirse en más deuda que no esté financiando inversión, sino gasto corriente.
  • La deuda pública en su más amplia expresión (SHRFSP[6]) se incrementó respecto al mes anterior en 68.7 mil millones de pesos. Por lo que, la deuda total al mes de abril sumó 9 billones 997 mil millones de pesos. La deuda pública todavía va a incrementarse más. La SHCP espera que en 2018 cierre en 10 billones 649 mil millones de pesos.
  • El aumento del gasto fue impulsado en gran medida por el incremento del costo financiero, que fue de 24% real respecto al mes de abril 2017. Con la nueva depreciación del peso, se espera que este costo continúe creciendo de manera importante.
  • El gasto en pensiones del Gobierno federal continúa presionando al gasto público, al mes de abril 2018 este creció en 5.4% real respecto al mismo mes del año 2017.
  • Siguen incrementando los pagos de otras obligaciones como los pagos de “Adeudos de ejercicios fiscales anteriores” (Adefas), que son básicamente gasto que no se alcanzó a pagar el año en el que fue ejercido, y puede considerarse un vehículo de deuda.
  • El gasto de la Secretaría de Salud sigue con una trayectoria descendente, presentó una caída más en relación al año anterior y, esto, puede afectar el financiamiento de servicios públicos de salud.
  • Los ingresos totales del Gobierno federal tuvieron un incremento casi nulo.  Mientras que los ingresos tributarios provenientes del IVA se incrementaron en 9.7% respecto al año anterior,  el componente del IEPS gasolinas tuvo una disminución importante de 10.7% respecto al año anterior debido a su estímulo fiscal[2].
  1. ¿Hay más ingreso o gasto?

Durante el mes de abril de 2018, los ingresos del Gobierno federal fueron menores a sus gastos. El balance total del Gobierno federal[3] –en abril 2018- fue negativo, con un déficit de 90.8 mil millones de pesos o -0.4% del PIB.

Balance total del Gobierno federal a abril

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información de Inegi y Estadísticas Oportunas de la SHCP.

Asimismo, el balance total al mes de abril 2018 mostró un deterioro (-0.4%) equivalente al doble del promedio observado en esta administración al primer trimestre (0.4%). Esta administración mostró en promedio un balance positivo en los primeros trimestres, explicado en parte por el ROBM recibido en 2017 (1.6% del PIB).

 

¿Cómo va la deuda pública?

La deuda pública federal en su más amplia expresión (Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público), al mes de abril, ascendió a 9 billones 997 mil millones de pesos. Se espera que dicho monto continúe en ascenso durante el año. Lo anterior debido a que, al cuarto mes del año, aún no se observa el pago más importante de intereses de la deuda, y porque la mayor parte del gasto se realiza al final del año. La propia SHCP estima -en su informe mensual- que al cierre del 2018 la deuda total será de 10 billones 649.5 mil millones de pesos.

Deuda pública federal – SHRFSP

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información de Inegi y Estadísticas Oportunas de la SHCP.

El incremento en la deuda pública puede seguir presionando tanto a las finanzas públicas del Gobierno federal como a la economía en su conjunto, a esta última al retirar y volver más costoso el financiamiento. Adicionalmente, la depreciación del tipo de cambio peso/ dólar puede generar que tanto el monto de deuda como el costo de tenerla se incrementen. Hay que tomar en cuenta que el porcentaje de deuda pública en monedas extranjeras es superior al 35%, por lo que será importante vigilar este indicador.

¿Cuánto se gastó?

  • El gasto total del Gobierno federal estuvo por arriba del promedio observado para el periodo de 2013 a 2018 (por un monto de 168.9 mil millones de pesos), presentando una cifra de 1 billón 411 mil millones de pesos al mes de abril de 2018. El gasto total del Gobierno federal observó un incremento de 9% real respecto a abril 2017. Este aumento estuvo impulsado en mayor medida por el gasto no programable -pagos de obligaciones en los que destaca el pago de intereses de la deuda- que presentó un incremento de 15% real comparado con el mismo mes del 2017.
  • El gasto programable[1], el que se destina a financiar los programas y servicios públicos, tuvo un aumento de 6.3% real en el mismo periodo.
  • El costo financiero del Gobierno federal al mes de abril 2018 fue de 105.2 mil millones de pesos, lo que significó un aumento de 24% real respecto a abril 2017. Se espera que continúe aumentando por la depreciación del peso frente al dólar, la tasa de interés y el déficit del Gobierno federal.  El mercado internacional tiene la expectativa del incremento gradual de la tasa de interés por parte del Reserva Federal (Banco Central de los Estados Unidos), eso motivará al Banco central de México a incrementar la tasa de interés interna para evitar una salida de capitales. El incremento de las tasas de interés en EUA se da en un contexto de anuncios previos al respecto. Un elemento adicional que puede motivar a que el Banxico incremente la tasa de interés es la depreciación observada del tipo de cambio, esto debido al efecto que pueda llegar a tener en la inflación. Habrá que esperar a ver qué es lo que sucede. Sin embargo, ambos efectos hacen que el costo financiero para el Gobierno federal se incremente, presionando así el gasto público y dejando menos espacio para otros tipos de gasto.
  • El gasto de inversión física del Gobierno federal incrementó 19% con respecto a abril de 2017, alcanzando una cifra de 131.3 mil millones de pesos. Sin embargo, al primer trimestre, el 22% del total de gasto en inversión correspondió a aportaciones a fideicomisos públicos. Aunque dicho gasto se registra como pagado, en la práctica no necesariamente se ejerció, ya que, los recursos pueden estar guardados en los fideicomisos, sin utilizarse.

En lo que se refiere al gasto por responsable, las Secretarías o Ramos presupuestarios que más aumentaron en abril 2018 respecto al mismo mes del año anterior fueron:

  • “Adeudos de Ejercicios Fiscales Anteriores” (Ramo 30) con 40.5 mil millones de pesos (160% real);
  • “Aportaciones a seguridad social” (Ramo 19) con 19.3 mil millones de pesos (7.9% real)
  • “Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación” (Ramo 8) con 16.8 mil millones de pesos (117.9% real)
  • “Apoyo a ahorradores y deudores de la banca” (Ramo 34) con 12.9 mil millones de pesos (51.3% real);
  • “Provisiones salariales y económicas” (Ramo 23) con 12.2 mil millones de pesos (23.7% real)

Mientras que los Ramos que presentaron los mayores recortes al mes de abril 2018 respecto a abril 2017 fueron:

  • “Poder judicial” (Ramo 3) con 889 millones de pesos (-5.3% real)
  • “Previsiones y Aportaciones para los Sistemas de Educación Básica, Normal, Tecnológica y de Adultos” (Ramo 25) con 1 mil millones de pesos (-11.2% real)
  • “Salud” (Ramo 12) con 1.8 mil millones de pesos (-4.3% real)
  • “Hacienda y Crédito Público” (Ramo 6) con 2.4 mil millones de pesos (-19.6% real)

Principales Ramos con mayor gasto o recorte respecto a su gasto aprobado (abril 2018)

Fuente: Elaborado por México Evalúa con información de Estadísticas Oportunas de la SHCP e Inegi.

¿Cuántos recursos ingresaron?

  • Los ingresos del Gobierno federal a abril 2018 no fueron suficientes  para cubrir el nivel de gasto observado en el mismo periodo. Los ingresos totales del Gobierno federal aumentaron de manera marginal respecto al mes de abril del año anterior (0.5% real), sin considerar la recepción del Remanente de Operación del Banco de México (ROBM)[5] en 2017.  Respecto a los ingresos estimados en la Ley de Ingresos 2018 (LIF 2018), estos si incrementaron en mayor proporción al cuarto mes de este año (10.6%).
  • El incremento en los ingresos con respecto a abril del año anterior estuvo impulsado por el aumento en los ingresos tributarios (1.3%), especialmente IVA (9.7%). En cambio el IEPS presentó una caída de -10.7% real respecto al mismo mes del 2017, debido al desplome del IEPS a gasolinas y diésel de -11% real en el mismo periodo. Los ingresos no tributarios no petroleros del Gobierno federal presentaron una disminución de 89% con respecto a abril de 2017, debido a la recepción del Remanente de Operación de Banxico en 2017.
  • En relación a la Ley de Ingresos 2018 (LIF), el Gobierno federal obtuvo más ingresos de los aprobados para abril 2018. (Tributarios 1.3% arriba, “no tributarios no petroleros” 64% más y petroleros 12% adicionales). Esto le permitió asignar ingresos excedentes por 117.3 mil millones de pesos, un 9.7% mayor a lo estimado y aprobado en la LIF. Se puede ver que la subestimación de ingresos continúa siendo una práctica recurrente.

 

[1] Sin considerar el ROBM recibido por el Gobierno federal, acumulado al mes de abril de 2017.
[2] Se refiere a la disminución del impuesto del IEPS a gasolina y diésel.
[3] El balance total del Gobierno Federal mide la cantidad de recursos sobrantes o faltantes  después de realizar su gasto total por año. A los ingresos del gobierno federal se le resta el gasto total que ejerció en el año. Este balance excluye al sector paraestatal (Pemex, CFE, IMSS e ISSSTE).
[4] Tanto el gasto programable como el no programable del gobierno federal excluyen a las empresas productivas del estado (Pemex y CFE) y entes de control directo (IMSS e ISSSTE). El gasto programable es aquel que usa el gobierno para proveer bienes y servicios a la población, así como el gasto en programas sociales y todo aquello necesario para la operación de las instituciones gubernamentales.
El gasto no programable del gobierno federal es aquel que usa para financiar el pago de sus obligaciones. No corresponden de manera directa a la provisión de bienes y servicios públicos a la población.
[5] Los ingresos adicionales por el ROBM dependen del valor del peso mexicano respecto al dólar. Son básicamente ganancias cambiarias que se obtienen por las reservas que tiene el Banco de México en dólares.
[6] Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público.
TAGS :