POSTED BY Alejandro García 8 febrero, 2018

La información preliminar del cierre de las finanzas públicas en 2017 del Gobierno Federal se dio a conocer el pasado 31 de enero. En esta nota presentamos el lado B de la historia; un análisis externo e independiente de los principales indicadores de gasto, ingresos y deuda pública, calculados con información oficial.

Estos son los siete indicadores que no deben pasar inadvertidos:

  1. La deuda pública en su más amplia expresión, -el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP)- fue de 10 billones 031 mil millones de pesos. A pesar de ser la cifra nominal más alta en la historia, la deuda considerando el efecto de la inflación, tuvo una disminución respecto al cierre del año pasado de 3.4% real (357 mil millones de pesos). Los SHRFSP representaron el 46.3% del Producto de la economía (PIB) al cierre de 2017, estos pasaron de representar 50.2% en 2016.
  2. El balance total[1] del Gobierno Federal terminó el año en terreno negativo, con un saldo de -226 mil millones de pesos, lo que significa que sus ingresos totales fueron menores a sus gastos. Respecto al cierre del año anterior, este indicador mostró una mejora considerable (419 mil millones de pesos), al igual que respecto a lo aprobado por el Congreso (299 mil millones de pesos). Los principales gastos que lo impulsaron a ser negativo fueron pagos de intereses de la deuda pública y pagos de obligaciones como aguinaldos, entre otros.
  3. El balance primario del Gobierno Federal es la diferencia entre los ingresos y los gastos, sin considerar el costo financiero de la deuda. Al mes de diciembre 2017 este indicador fue de 183.4 mil millones de pesos. Aunque es una buena noticia tener un balance primario positivo, éste no fue suficiente para cubrir el costo financiero que al cierre del año ascendió a 409.9 mil millones de pesos. Si bien el gobierno cumplió su promesa de cerrar 2017 con un balance primario positivo, éste no fue suficiente para pagar los intereses de la deuda.
  4. El gasto total del Gobierno Federal tuvo una disminución de 8% real (363.4mmdp[2]) comparado con diciembre de 2016. Por su parte, el gasto programable, que es el que utiliza el gobierno para proveer de bienes y servicios a la población, disminuyó 13% real (419.5mmdp) mientras que el no programable, que se utiliza para el pago de obligaciones[3], incrementó en 5% real (56.0 mmdp).
  5. Con respecto a lo que tenía aprobado, el gasto total del Gobierno Federal fue 7% (274.5mmdp) superior. El gasto programable fue superior en 11% (290.8mmdp) respecto al calendario y el gasto no programable fue inferior en 1% (16.2mmdp).
  6. Los ingresos del Gobierno Federal provenientes de impuestos presentaron un estancamiento respecto a lo recaudado a diciembre de 2016. De manera más importante los ingresos por IEPS[4] de gasolinas tuvieron un decremento de 26% real (77 mmdp)[5], debido a una posible disminución en el consumo por el alza de los precios. Sin embargo, esto fue compensado en parte por la recaudación de ISR, la cual mostró un aumento de 4% real (65,060 millones de pesos) respecto al mismo mes del año anterior, de tal manera que sólo hubo una disminución de 0.9% real (25.2mmdp) respecto a diciembre de 2016.
  7. Los ingresos totales del Gobierno Federal fueron superiores a lo aprobado originalmente en la LIF en 18% (573mmdp). Los ingresos no tributarios no petroleros[6] fueron los que tuvieron una mayor contribución, ya que, aumentaron en 297% (407.9mmdp) respecto a lo calendarizado. De los ingresos no tributarios no petroleros, el 79% se debió al Remanente de Banxico (321mmdp), mientras que el 21% restante (86mmdp) provino de aprovechamientos. Los ingresos petroleros también presentaron un incremento de 13% (50.4mmdp) respecto a lo estimado en la LIF.

Es importante mencionar que sin considerar los ingresos extraordinarios del remanente de Banxico[7], que recibió el Gobierno Federal a principios de 2017, el balance total hubiera mostrado un mayor margen negativo, con -548 mil millones de pesos. En ese sentido, preocupa que en 2017 los ingresos del gobierno reflejaron mayor dependencia de ingresos no recurrentes, como es el caso de este remanente, mientras que los ingresos recurrentes o tributarios dieron signos de estancamiento.

Principales indicadores sobre la evolución del gasto con respecto al año anterior:

  • El gasto en inversión física mostró una reducción de 16% real (65.3 mil millones de pesos) respecto al año anterior.
  • El costo financiero del SPP es el más alto registrado desde 1991, con un monto de 533 mil millones de pesos. En lo que va de la administración federal (2013 a 2017), el costo financiero ha crecido cada año en promedio 8% real (32.8 mil millones de pesos).
  • Los ramos que más aumentaron su gasto respecto al año anterior fueron los Ramos Generales. En conjunto, este aumento fue de 8% real (159.7mmdp). Con un incremento de 33% real (88mmdp), el Ramo 23 fue el que mostró una mayor expansión. Vale la pena recordar que este Ramo no está regulado en ninguna ley y por lo tanto no tiene un objetivo claro que justifique su existencia.
  • Los tres ramos que más recortaron su gasto respecto al año anterior fueron: Comunicaciones y Transportes, con una disminución de 27% real (37mmdp); Educación Pública, con un recorte de 7% real (24mmdp); y Medio Ambiente, con una baja de 36% real (20mmdp). Estos tres sumaron un recorte de 82 mmdp.
  • Dentro del gasto por Función se observaron recortes significativos respecto al año anterior en Justicia de 14% real (17mmdp); en Ciencia y Tecnología de 10% real (5mmdp); y en Educación de 6% real (41mmdp).
  • Dos partidas que incrementaron su gasto de manera importante respecto al año anterior fueron: ‘Subsidios al consumo’ (28.4 mmdp) y ‘Transferencias para el pago de pensiones y jubilaciones’ (19.6mmdp). Mientras que las partidas ‘Subsidios para capacitación y becas’ y ‘Mantenimiento y rehabilitación de las vías de comunicación’ disminuyeron su presupuesto ejercido respecto a 2016 en 1.7 mmdp y 1.4 mmdp, respectivamente.

Principales indicadores sobre la evolución del gasto con respecto al presupuesto aprobado:

El Ramo que presentó el mayor aumento respecto a su presupuesto anual aprobado fue el Ramo 23, con un incremento de 165% real ó 217.9 mil millones de pesos. Al interior de este cuestionado cajón de gasto, llama la atención el sobreejercicio del Fondo para el Fortalecimiento Financiero (Fortafin), el cual, sin contar con reglas de operación, gastó 52 mil millones de pesos adicionales a su presupuesto aprobado.

De manera contraria, entre los programas presupuestarios que más recortaron su gasto respecto a su presupuesto están los siguientes:

  • Finalmente, destacan seis partidas que dentro de los capítulos de operación[8] tuvieron sobreejercicios mayores a los 2.5 mil millones de pesos, los cuales en conjunto sumaron más de 30 mil millones de pesos:

 

Estos indicadores reflejan la necesidad mejorar el enfoque de la disciplina financiera. Por un lado, deben hacerse mayores recortes a los gastos no prioritarios o superfluos y a los subsidios discrecionales que no obedecen al cumplimiento de objetivos de política pública. Asimismo, es fundamental no afectar el gasto de inversión, pues éste ha venido cayendo de manera dramática en los últimos años. No olvidemos que este tipo de gasto es el que propicia el crecimiento económico y puede contribuir al mejor desempeño de los servicios públicos para la población.

[1] Ingresos totales del Gobierno Federal menos el gasto total.
[2] Mil millones de pesos. (1,000,000,000)
[3] Estas obligaciones incluyen lo siguiente: las transferencias que se hacen a las entidades federativas y municipios (Ramo 28), erogaciones para las operaciones y programas de saneamiento financiero (Ramo 29), adeudos de ejercicios fiscales anteriores (Ramo 30), así como el costo financiero (los intereses y pago de la deuda (Ramo 24), comisiones, saneamiento financiero y apoyos a ahorradores y deudores de la banca (Ramo 34)).
[4] Impuesto especial a la producción y servicios.
[5] Mil millones de pesos.
[6] Se incluye el Remanente de operación de Banxico, esto debido a que no se incluyó en la Ley de Ingresos de 2017.
[7] Banco de México, ingresos extraordinarios del Remanente de Operación por 321 mil millones de pesos.
[8] Capítulos 1000,2000,3000 y 5000.
TAGS : Balance primario Costo financiero finanzas públicas Gobierno Federal