POSTED BY Alejandro García 9 enero, 2018

La información de las finanzas del Gobierno Federal correspondiente al mes de noviembre se dio a conocer el pasado 31 de diciembre. En esta nota presentamos el lado B de la historia; un análisis externo e independiente de los principales indicadores del balance, gasto, ingreso y deuda pública, calculados con la información oficial.

Los cinco principales indicadores que no deben pasar inadvertidos son:

  1. El balance total del Gobierno Federal continúa en un terreno positivo, con un saldo de 17 mil millones de pesos. Respecto al mes anterior, octubre de 2017, el balance total disminuyó en -50.3%, esto debido a que nos acercamos al cierre del año y es cuando el pago de pasivos suele incrementar. Hay que recordar que en el mes de diciembre es cuando se registra el mayor pago del costo financiero. Ya veremos cómo cambian los datos en el último mes del año.
  2. El gasto total del Gobierno Federal tuvo una disminución de -7% real (-244.5mmdp) comparado con noviembre de 2016. Por su parte, el gasto programable disminuyó 11% real (-307.1mmdp) mientras que el no programable incrementó en 7% real (62.6mmdp).
  3. El gasto total del Gobierno Federal fue 2% (72.5mmdp) superior respecto a lo que tenía programado. El gasto programable fue superior en 3% (64.9mmdp) respecto al calendario y el gasto no programable fue mayor en 1% (7.6mmdp).
  4. Los ingresos del Gobierno Federal provenientes de impuestos presentaron un estancamiento respecto a lo recaudado a noviembre del año anterior. De manera más importante los ingresos por IEPS[1] de gasolinas tuvieron un decremento de -29% real (80 mmdp)[2]. Sin embargo esto fue compensado por la recaudación por ISR que aumentó en 5% real (68,830 millones de pesos) respecto al mismo mes del año anterior, de tal manera que hubo una pequeña diminución de -0.1% real (-3.8mmdp) respecto a noviembre de 2016.
  5. Los ingresos totales del Gobierno Federal superaron en 18% (536mmdp) respecto a al programa estimado. Los ingresos no tributarios no petroleros[3] fueron los que tuvieron una mayor contribución ya que aumentaron en 329% (400mmdp) respecto a lo calendarizado. Los ingresos petroleros también presentaron un incremento de 12% (41.8mmdp) respecto a lo estimado.

En lo que se refiere al balance total al mes de noviembre, como se mencionó anteriormente, éste presenta una evolución positiva, lo que significa que los ingresos totales del Gobierno Federal fueron mayores a sus gastos. Sin embargo, aún falta que se registren gastos importantes que seguramente ya se realizaron durante el mes de diciembre, los cuales incluyen pagos de intereses de la deuda pública, aguinaldos, entre otros.

Sin considerar los ingresos extraordinarios del Banco Central, Banxico[4], que recibió el Gobierno Federal a principios del  año 2017, el balance total sería negativo. En ese sentido, preocupa que en los últimos años los ingresos del gobierno reflejan una mayor dependencia de ingresos no recurrentes, como el Remanente de Operación del Banxico,  mientras que los ingresos recurrentes o tributarios empiezan a dar signos de estancamiento.

El balance primario al mes de noviembre fue de 295.5 mil millones de pesos, el cual es la suma del balance total más el costo financiero, este último fue de 278.5mil millones de pesos. Lo anterior significa que se cuentan con recursos suficientes para pagar los intereses de la deuda.  Sin embargo, es muy probable que esta situación no continúe. De acuerdo con lo gastado en los últimos 4 años, es en el mes de diciembre cuando se realiza el mayor pago del costo financiero, en promedio se gastaron 121 mil millones de pesos sólo en el mes de diciembre de esos años. Por lo anterior, se espera que el balance primario al cierre de 2017 disminuya en el próximo informe de finanzas públicas que incluirá información del todo el presupuesto ejercido en 2017.

Referente al gasto total del Gobierno Federal, el monto reportado fue de 3 billones 500 mil millones de pesos.  El gasto total disminuyó respecto a lo observado en noviembre de 2016 en -7% real (-244.5 miles de millones de pesos). Sin embargo, es superior a su presupuesto aprobado en 2% (72 miles de millones de pesos).

Gasto total del gobierno federal

El aumento del gasto no programable se derivó de las distintas obligaciones financieras asumidas por el Gobierno Federal en los años pasados, junto con incrementos en las tasas de interés y la apreciación observada del dólar. Como resultado de lo anterior, los pagos relacionados con los pasivos del gobierno aumentaron, lo que a su vez contribuyó a generar una fuerte presión en el gasto público en detrimento del gasto programable, el cual presentó un recorte. Es decir, el gasto no programable aumentó 7% real (62.6 mil millones de pesos) respecto a noviembre del año pasado, mientras que el programable disminuyó -11% real (-307 miles de millones de pesos).

El gasto en inversión física, en el mismo periodo, se redujo en -12% real (-45.6miles de millones de pesos). Además, como proporción del gasto programable, la inversión física se mantiene en niveles históricamente bajos, al mes de noviembre representó sólo 12.9%, comparado con 2012 y 2016, cuándo representó 16% y 13.1%, respectivamente.

Al revisar el comportamiento de aquellos sectores en el Gobierno Federal que realizaron un mayor gasto y los que lo redujeron en mayor proporción, se observó que el aumento del gasto se concentró en los Ramos o ejecutores que ejercen recursos del gasto no programable[5], cabe destacar que la encargada directa de hacer esas asignaciones de recursos es la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Por su parte, las secretarías que ejercieron un menor presupuesto, en su mayoría realizan gasto en inversión física.

Los cinco ejecutores de gasto que realizaron un mayor gasto respecto a noviembre 2016, que en conjunto sumó 162.9mmdp fueron:

  1. Ramo 28 Participaciones con un incremento de 16.1% real (98.9mmdp[6]).
  2. Ramo 34 Erogaciones  Programas de Apoyo a Ahorradores y Deudores de la Banca con un incremento de 127.6% real (20.1mmdp).
  3. Ramo 23 Provisiones Salariales y Económicas con un aumento de 7.5% real (16.2mmdp).
  4. Ramo 19 Aportaciones a Seguridad Social con un aumento de 2.5% real (15.1mmdp).
  5. Ramo 24 Deuda Pública con un aumento de 5.4% real (12.4mmdp).

Es importante hacer notar que el Ramo 23 “Provisiones Salariales y Económicas”** fue uno de los Ramos que incrementaron su gasto, el cual es exclusivamente gasto programable a diferencia del resto de los Ramos que presentaron aumentos relevantes. El gasto total de este Ramo, respecto a noviembre del año anterior, aumentó en 7.5% real (16.2mmdp). Del total del incremento, 10.8mmdp se debieron a un alza en el gasto corriente. El gasto de capital también incrementó respecto al año anterior, sin embargo fue el gasto en inversión financiera el que aportó más, 2.9mmdp. En 2016 y 2017 dentro del gasto de capital, el que se realiza en inversión financiera fue mayor en monto respecto al que se realiza en inversión física, situación que no se presentaba desde 2008. Existe muy poca información mensual de los programas en los que se realiza el gasto del Ramo 23. Derivado de la información disponible, se observa que el FIES[7] aumentó en 59.8% real respecto al año anterior. El gasto total de este fondo se clasificó como no distribuible geográficamente, por lo cual se desconoce el destino geográfico de 4,650 millones de pesos.

Los cinco ejecutores que presentaron los mayores recortes por un monto acumulado de 258.4mmdp respecto al año pasado fueron:

  1. Ramo 18 Energía con una disminución de -97.3% real (-171.2mmdp).
  2. Ramo 11 Educación Pública con una disminución de -9% real (-26.8mmdp). Se consideró el gasto de la nueva secretaría de Cultura.
  3. Ramo 9 Comunicaciones y Transportes con una disminución de -26.5% real (-26.0mmdp).
  4. Ramo 4 Gobernación con una disminución de -22.1% real (-17.4mmdp).
  5. Ramo 8 Sagarpa con una disminución de -21.1% real (-16.8mmdp).

Cabe aclarar que la disminución que se observa en la Secretaría de Energía se debe principalmente a  que en 2016 se realizaron transferencias extraordinarias a Pemex para el pago de pensiones por un monto de 160.7mmdp.

Por otro lado, los ingresos totales del Gobierno Federal fueron mayores respecto a los estimados para el mes de noviembre en 18% real (536.6 miles de millones de pesos) y también respecto a los recaudados a noviembre de 2016 en 5% real (152.4 mil millones de pesos). Sin embargo, los ingresos recurrentes provenientes de impuestos decrecieron -0.1% real (-3,883 millones de pesos), mientras que los petroleros y “no petroleros y no tributarios” crecieron respecto a lo observado el año anterior en 30% real (93,016 millones de pesos) y 14% real (63,285 millones de pesos) respectivamente.

La recaudación de impuestos del Gobierno Federal presentó un comportamiento desigual según los tipos de impuestos. Los ingresos provenientes del IVA[8] e IEPS gasolinas presentaron una disminución de -0.5% real (-3,454 millones de pesos) y -29% real (-80,208 millones de pesos) respecto a lo observado el año anterior, respectivamente. La reducción en la recaudación fue casi compensada por un incremento en la recaudación por ISR en 5% real (68,830 millones de pesos) respecto al mismo mes del año anterior.

Es probable que no se cumpla con la meta anual de recaudación del impuesto a las gasolinas y diésel estimada en 284 mil millones de pesos para 2017. En promedio, en noviembre de 2017, se dejaron de recaudar 61 mil millones de pesos por este impuesto, ya que, se recaudaron 18 mil millones de pesos por mes cuando la meta era recaudar 23.8 mil millones promedio por mes.

Los ingresos que son de origen no petrolero no tributario incrementaron respecto a noviembre del año pasado en 14% real (63,285 millones de pesos). Estos ingresos, que en su mayoría son “no recurrentes”, incluyeron el Remanente de Operación de Banxico y representaron para noviembre de 2017 el 15% del total de ingresos del Gobierno Federal. Sin embargo, sin considerar dicho remanente, estos ingresos muestran un constante crecimiento en los últimos años, lo que genera cierta preocupación, pues no son sostenibles en el largo plazo, además de que existen severas deficiencias de transparencia sobre el origen de algunos de ellos. Para el cierre de 2011 estos ingresos representaban el 4.9% de los ingresos totales del Gobierno Federal, en 2015 estos pasaron a ser 10% y en 2016 representaron el 13%, aunque sin el Remanente representaron 7%.

El esfuerzo de la reducción del gasto programable pudiera verse mermado, y hasta superado, por el aumento en el gasto no programable derivado del incremento en el costo financiero y pago de otras obligaciones. Es importantísimo observar lo que suceda durante el último mes del año. Sin embargo, el menor ingreso derivado de la recaudación de impuestos es un tema que debe continuar observándose de manera constante. Estos últimos dos años se tuvieron ingresos extraordinarios por el Remanente de Operación del Banxico, lo cual ayudó a sortear las presiones financieras que siguen representado los pagos relacionados con pasivos del Gobierno Federal. Sin embargo, no se espera que se vuelva a recibir un remanente de ese calibre durante 2018, por lo que será muy importante observar si el esfuerzo de consolidación fiscal sobrevive ese reto.

[1] Cifras en pesos constantes de noviembre de 2017, deflactados por medio del índice nacional de precios al consumidor.
[2] Impuesto especial a la producción y servicios.
[3] Mil millones de pesos.
[4] Se incluye el Remanente de operación de Banxico, esto debido a que no se incluyó en la Ley de Ingresos de 2017.
[5] Banco de México, ingresos extraordinarios del Remanente de Operación por 321 mil millones de pesos.
[6] El gasto no programable del gobierno federal es aquel que usa para financiar el pago de sus obligaciones. No corresponden de manera directa a la provisión de bienes y servicios públicos a la población.
**El Ramo 23 es un cajón de gasto federal que controla la SHCP. Este cajón de gasto es el único que no se encuentra regulado por una ley. Su objetivo no está legalmente definido, lo que permite discrecionalidad en su asignación.
[7] Mil millones de pesos constantes de noviembre de 2017.
[8] Fideicomiso para la infraestructura de los estados
[9] Impuesto al valor agregado.
TAGS :