Sin dejar de lado el análisis de las causas estructurales que alimentan la violencia, reconocer y explorar la complejidad puede permitir el desarrollo de propuestas, si bien locales, más innovadoras y factibles.