Autoridades justifican el alto índice de violencia con la poca efectividad del sistema penal acusatorio, pero sus argumentos carecen de fundamentos.