Ciudad de México, a 1 de agosto de 2016

Carta abierta para CONEVAL e INEGI

En México y en los últimos 30 años, los avances más significativos en materia de política pública se han construido, en buena medida, gracias a la generación de información estadística confiable y comparable. La calidad y la veracidad de las estadísticas públicas se sostienen en pilares como la transparencia, la discusión abierta y la rigurosidad técnica. A su vez, la posibilidad de la comparación histórica de los datos estadísticos es un recurso valioso tanto para la evaluación de los efectos de las políticas públicas en el bienestar de la población, como para la investigación académica.

Derivado de los sucesos recientes relativos al Módulo de Condiciones Socioeconómicas 2015 (MCS 2015), externamos nuestra preocupación por la decisión del INEGI al modificar el operativo de campo y la supervisión del levantamiento, sin un previo proceso de revisión y discusión abierto con el concurso de usuarios expertos técnicos en la materia. El primer resultado observado de esa decisión fue la imposibilidad de comparar históricamente dicha medición, lo que constituye un sensible retroceso que pone en peligro la capacidad de dimensionar la efectividad de la política pública y de identificar las áreas de mejora de la misma. Asimismo, resulta preocupante que dicha decisión dificulte una de las tareas principales del CONEVAL; a saber, medir la pobreza y su dinámica, labor que, dicho sea de paso, ha permitido crear un mecanismo de rendición de cuentas en la historia reciente de nuestro país.

Por tanto, saludamos el acuerdo alcanzado por CONEVAL e INEGI para “establecer un grupo técnico de trabajo que revise los detalles del Módulo de Condiciones Socioeconómicas (MCS- 2015), incluidos los cambios operativos para la captación del ingreso adoptados por el INEGI”, además de “fortalecer la coordinación y colaboración a lo largo de todo el proceso del levantamiento de la ENIGH-2016 y las encuestas subsecuentes, así como procurar la comparabilidad de ésta con años previos”(1) También reconocemos la madurez y apertura mostradas por el Senado y los propios CONEVAL e INEGI, como órganos del Estado mexicano, en el inicio del desahogo de la problemática surgida. No obstante, los que suscribimos esta carta solicitamos:

1. Complementar las labores del grupo técnico de trabajo definido por CONEVAL e INEGI con mecanismos de consulta a expertos externos.

2. Publicar a la brevedad todas las especificaciones técnicas de las modificaciones realizadas al operativo de campo y su supervisión (documentando incluso instrucciones verbales que pudieran haber afectado la calidad del levantamiento de datos), así como complementar el MCS 2015 con variables que permitan la comparabilidad histórica de la variable ingreso.

3. Realizar estudios técnicos contrastados que identifiquen las características generales y puntuales del grado de subreporte de la variable ingreso para toda la población—y no sólo los deciles de menor ingreso—que permitan optimizar la estrategia a seguir para realizar las correcciones necesarias.

4. Garantizar el acceso a toda la información pertinente para calcular de la manera más precisa posible los ingresos de los hogares a lo largo de toda la distribución (incluyendo la información de registros administrativos del SAT, IMSS, etc.). Esto permitirá, entre otras cosas, atender los problemas de truncamiento.

5. Preparar una metodología alternativa consensuada, transparente y definitiva sobre la medición del ingreso para 2018 con la participación pública amplia por parte de expertos, usuarios, academia, organizaciones de la sociedad civil y otros interesados en la materia. De la misma forma, dado el requerimiento legal que tiene el CONEVAL de revisar su metodología de medición de la pobreza para 2018, solicitamos que dicho proceso también se haga de manera abierta, consensuada y transparente.

1 http://www.inegi.org.mx/saladeprensa/boletines/2016/especiales/especiales2016_07_05.pdf

1

2

3

4