Fecha de publicación: abril 2016

Autores: Mariana Campos, Esther Ongay y Osvaldo Landaverde

 

La inversión pública en infraestructura es un motor de desarrollo económico y generador de bienestar para la sociedad. Sin embargo, para que esto suceda la obra pública debe realizarse de manera eficaz y eficiente, tomando en cuenta las necesidades de un país en crecimiento.

  

El objetivo de este estudio  es analizar el compromiso del Estado mexicano con la transparencia en esta materia. Para ello, la Métrica de Transparencia de la Obra Pública (MeTrOP) se centra en tres dimensiones de la transparencia: disponibilidad de la información, cumplimiento con las buenas prácticas y accesibilidad.

  

La MeTrOP abarca y evalúa las tres grandes etapas de la obra pública: pre-contratación (que comienza con la identificación de las necesidades de inversión), contratación (que cubre el proceso de asignación del contrato) y post-contratación (que incluye la ejecución del contrato y termina con la evolución de la obra terminada y ya en operación).

  

Esta investigación determina que 60% de los fallos de las licitaciones no están publicados. Esto es preocupante ya que el fallo es el principal documento de rendición de cuentas del proceso de asignación del contrato. Sin él, no es posible saber cómo aconteció el procedimiento de asignación del contrato.

  

También señala que la información de las tres fases de la vida de la obra pública se encuentra desvinculada entre sí, por lo que no es posible rastrear un proyecto de inversión, una obra pública, o un contrato a través de todas sus fases.

  

Establece que, en general, no se cumple con la totalidad de las obligaciones de transparencia marcadas en la normatividad, lo que en la práctica eleva los riesgos de corrupción en las transacciones.

  

Por ello, concluye que urge realizar modificaciones a la legislación vigente en la materia, así como implementar mecanismos efectivos de cumplimiento.